Cocaina

Cocaína/Piedra

La cocaína es un estimulante extremadamente adictivo que afecta directamente al cerebro. La cocaína ha sido llamada la droga de los años ochenta y noventa por su gran popularidad y uso extendido en esas décadas. Sin embargo, no es una droga nueva. En realidad, la cocaína es una de las drogas que se conoce desde hace más tiempo. Las hojas de la coca, de donde se obtiene la cocaína, se han ingerido por miles de años, mientras que la sustancia química pura, el clorhidrato de cocaína, se ha consumido por más de 100 años. A principios del siglo XX, por ejemplo, la cocaína purificada se convirtió en el principio activo básico que se empleaba en la mayoría de los tónicos y elíxires creados para tratar una gran variedad de enfermedades.

La cocaína pura era extraída originalmente de la hoja del arbusto de la coca del género Erythroxylum, que crecía principalmente en Perú y Bolivia. En la década de los noventa, y después de varios esfuerzos para reducir el cultivo en esos países, Colombia se convirtió en el país con mayor cultivo de coca. Hoy en día, la cocaína es una droga clasificada bajo la Lista II (“Schedule II”) de la Ley sobre Sustancias Controladas, lo que significa que se considera que tiene un gran potencial para ser abusada, pero que puede ser administrada por un doctor para usos médicos legítimos, por ejemplo, como anestesia local en ciertos tipos de cirugías de los ojos, oídos y garganta.

La cocaína usualmente se vende en la calle en forma de un polvo blanco, fino y cristalino que se conoce en español como “coca”, “nieve”, “dama blanca” o “talco”. Algunos de sus nombres en inglés son “coke”, “C”, “snow”, “flake” y “blow”. Los traficantes generalmente mezclan la cocaína con otras sustancias inertes, tales como la maicena, el talco o el azúcar; o con ciertas drogas activas como la procaína (una anestesia local de composición química parecida) u otros estimulantes, como las anfetaminas. Algunos consumidores combinan la cocaína con la heroína en lo que suelen llamar un “speedball” (en español también se conoce como “revuelto”, “rebujo”, “francés” o “café con leche”).

Hay dos formas químicas de la cocaína que suelen consumirse: la sal de clorhidrato (que es soluble en agua) y los cristales de cocaína o base, conocida en inglés como “freebase” (que no son solubles en agua). La sal de clorhidrato, o la forma en polvo de la cocaína, se consume de forma inyectada o inhalada (“snorting”). Los cristales de cocaína o freebase han sido procesados con amoniaco o bicarbonato sódico y agua y luego calentados para eliminar el clorhidrato y producir una sustancia que se puede fumar. El término “crack”, el nombre de la calle para los cristales o base de cocaína se refiere al sonido crujiente que se oye al fumar esta mezcla.

¿Cómo produce sus efectos la cocaína?

Las investigaciones han permitido lograr un entendimiento claro sobre cómo la cocaína produce sus efectos placenteros y la razón por la cual es tan adictiva. Los científicos han descubierto regiones del cerebro que se excitan por todo tipo de estímulos gratificantes, tales como la comida, el sexo y muchas de las drogas de abuso. Uno de los sistemas neuronales que parece ser más afectado por la cocaína se origina en una región del cerebro medio llamada el área ventral del tegmento (AVT). Las fibras nerviosas originadas en el AVT se extienden a la región del cerebro conocida como núcleo accumbens, una de las áreas clave del cerebro involucrada en la gratificación. Los estudios en animales han demostrado que la gratificación aumenta los niveles de una sustancia química en el cerebro (o neurotransmisor) llamada dopamina, acrecentando así la actividad neuronal en el núcleo accumbens. En el proceso normal de comunicación, una neurona libera dopamina en la sinapsis (el pequeño espacio entre dos neuronas). Allí la dopamina se une a proteínas especializadas (llamadas receptores de dopamina) en la neurona adyacente, enviando así una señal a la misma. Una vez enviada la señal, la dopamina es eliminada de la sinapsis y es reciclada para volver a usarse en el futuro. Las drogas de abuso pueden interferir con este proceso de comunicación normal. Por ejemplo, los científicos han descubierto que la cocaína actúa bloqueando la eliminación de la dopamina de la sinapsis, lo que resulta en una acumulación de dopamina y una amplificación de la señal a las neuronas receptoras. (Véase la imagen, “Efecto de la cocaína en el cerebro”). Esto es lo que causa la euforia inicial que suelen reportar los cocainómanos.

Inhalables

¿Que son los inhalantes?

Si bien se puede abusar de muchas drogas por medio de la inhalación, el término inhalantes se refiere a las varias sustancias que las personas usualmente consumen solo por inhalación. Estas sustancias incluyen:

  • solventes (líquidos que se convierten en gas a temperatura ambiente)
  • aerosoles
  • gases
  • nitritos (medicamentos de venta con receta para el dolor de pecho)

Varios productos que pueden comprarse fácilmente y que se encuentran normalmente en el hogar y en el lugar de trabajo son inhalantes: pinturas en aerosol, marcadores, pegamentos y líquidos de limpieza. Estos productos contienen sustancias peligrosas que, cuando se inhalan, tienen propiedades psicoactivas, es decir, alteran la mente. Generalmente, las personas no ven estos productos como drogas porque no están destinados a generar un estado de euforia o colocón o «high», pero hay gente que los usa con ese fin. Cuando estas sustancias se emplean para lograr un estado de euforia, se las llama «inhalantes». La mayor parte de los consumidores de inhalantes son niños y adolescentes, y los inhalantes son la única clase de droga que tiene más uso entre los adolescentes más jóvenes que entre los más grandes.

¿Cómo se usan los inhalantes?

Las personas que usan inhalantes los aspiran por la boca (huffing) o la nariz de varias maneras:

inhalando o aspirando el vapor desde un envase o dispensador (como una botella de pegamento o un lapicero marcador)

rociando aerosoles (como los limpiadores de polvo para computadoras) directamente en la nariz o en la boca

aspirando por la boca sobre un paño empapado en la sustancia

aspirando o inhalando el vapor de sustancias vaporizadas en el aire o dentro de una bolsa de papel o plástico

inhalando el contenido de globos inflados con óxido nitroso, también llamado «gas hilarante»

Si bien el colocón que producen los inhalantes normalmente dura unos pocos minutos, las personas a menudo tratan de hacerlo durar inhalando una y otra vez durante varias horas.

Productos que se usan como inhalantes

Solventes

  • productos de uso industrial o doméstico, como:
    • removedores o diluyentes de pintura
    • líquidos para limpieza a seco
    • gasolina
    • fluido para encendedores
  • productos de arte / para la oficina, como:
    • líquidos correctores
    • fluido de marcadores de felpa
    • limpiadores de contactos electrónicos
    • pegamento

Aerosoles

  • productos en aerosol de uso doméstico, como:
    • pintura en aerosol
    • fijador para el cabello o desodorante en aerosol
    • productos de limpieza de computadoras en aerosol
    • aceite vegetal en aerosol

Gases

  • forman parte de productos comerciales o de uso en el hogar, como:
    • encendedores de butano
    • tanques de propano
    • dispensadores o aerosoles de crema batida (whippets)
  • productos que se usan como anestésicos (para que los pacientes pierdan la sensibilidad durante operaciones o procedimientos médicos), como:
    • éter
    • cloroformo
    • óxido nitroso

Nitritos

  • a menudo se venden en frascos pequeños con etiquetas de:
    • limpiador de cabezal de vídeos
    • aromatizador de ambientes
    • limpiador de cueros

¿Qué efecto tienen los inhalantes en el cerebro?

La mayoría de los inhalantes afectan el sistema nervioso central y enlentecen la actividad cerebral. Los efectos a corto plazo son similares a los del alcohol e incluyen:

  • pronunciación balbuceante o distorsionada
  • falta de coordinación (control del movimiento corporal)
  • euforia (colocón o «high»)
  • mareos

La persona también puede sentir vahídos o tener alucinaciones (imágenes o sensaciones que parecen reales, pero no lo son) o delirios (creencias falsas). Con la inhalación repetida, muchas personas se sienten más desinhibidas y con menos control. Algunas pueden vomitar, sentir mareos por varias horas o tener dolor de cabeza por un rato.

A diferencia de otros inhalantes, los nitritos, que a menudo son recetados para el tratamiento del dolor de pecho, se emplean en forma inapropiada para aumentar el placer sexual al expandir y relajar los vasos sanguíneos.

¿Qué otros efectos tienen los inhalantes sobre la salud?

Los efectos a largo plazo de los inhalantes pueden incluir:

  • daños en el hígado o los riñones
  • pérdida de la audición
  • daños en la médula ósea
  • pérdida de coordinación y espasmos de las extremidades (debido al daño neurológico)
  • retraso en el desarrollo conductual (causado por problemas cerebrales)
  • daño cerebral (causado por la constricción del flujo de oxígeno al cerebro)

Además, como los nitritos se usan en forma inapropiada para mejorar el desempeño y el placer sexual, pueden llevar a prácticas sexuales poco seguras o a otras conductas de riesgo. Esto aumenta la probabilidad de contraer o propagar enfermedades infecciosas como el VIH, el sida o la hepatitis.

Encontrará más información sobre el consumo de drogas, el VIH y el sida en El consumo de drogas y las infecciones virales (VIH, hepatitis

¿Pueden los inhalantes generar adicción, una forma del trastorno por consumo de sustancias?

Si bien no es muy común, el consumo repetido de inhalantes puede llevar a la adicción, una forma del trastorno por consumo de sustancias (TCS). Un TCS se genera cuando el uso continuado de la droga causa trastornos, como problemas de salud o el incumplimiento de las responsabilidades laborales, escolares o del hogar. La intensidad del trastorno puede variar de leve a grave; la adicción es la forma más grave del trastorno por consumo de sustancias.

Quienes intentan dejar los inhalantes pueden experimentar síntomas de abstinencia, los cuales incluyen:

  • náuseas
  • pérdida del apetito
  • sudor
  • problemas para dormir
  • cambios en el estado de ánimo